Enrique Dans

Preguntas sobre temas de máxima actualidad y respuestas sin filtro de  Enrique Dans, experto internacional en tecnología de la información y redes sociales.

 

Compartimos un fragmento de la entrevista publicada por ‘El Mundo’.

 

“Te dedicas a la tecnología gracias a que a tu padre le tocó la lotería.

Sí, yo estaba estudiando Biología. Mi padre llevaba un par de décimos y le tocó el segundo premio. A mucha gente le toca la lotería y luego tiene una vida muy desgraciada. Mi padre se permitió unos caprichos: se cambió de coche y a mi madre le trajo un robot de cocina que casi le echa de casa.

¿Y a ti qué te regaló?

Yo tenía 19 años y quería un coche. Me compró un ordenador en el año ochenta y tantos. Nadie lo tenía. Era algo muy extraterrestre. Mis compañeros de clase entregaban los trabajos manuscritos y, como mucho, a máquina y yo aparecía con el mío, con tipos de letra, pies de página… El profesor flipaba y me ponía mejor nota.

De niño, ¿eras un friki?

Sí. Era muy repelente. Me gustaba investigar, leer un montón y era una enciclopedia. Había un tío mío que me tenía cruzado por ser tan repelente.En esta época de incertidumbre, dime alguna certeza.Me gusta decir que las cosas abiertas son mejor que las cerradas y que la tecnología no se puede desinventar.

Confiesa: qué predicciones has acertado y cuáles has fallado.

El tema no es acertar o fallar sino entender por qué pasan las cosas. Por ejemplo, sí que anticipé algunos modelos de negocio sobre la música. Tenía claro que los discos iban a morir. O, por ejemplo, mi tesis doctoral iba sobre el fin del papel y el salto de este soporte a la pantalla. Si en el año 96 decías que los periódicos iban a bajar hasta el punto en el que lo han hecho, te miraban con cara rara.

¿Cuánto tiempo le das entonces al papel?

No es que se acabe, pero va a quedar reducido a usos residuales. Hay gente que tiene el hábito de leer en papel. No son procesos de sustitución bruscos, pero se trata de saber cuál pasa a ser la esencia del negocio.

Revolución tecnológica: o nos adaptamos o desaparecemos. ¿Ésa es la cuestión?

Hemos construido un sistema, el capitalista, en el que las cosas se miden por eficiencia económica. Si el vehículo autónomo cuesta un 70% menos que la misma carrera con un taxista, no va a haber nadie que pueda sostener un servicio con personas. Si no te adaptas, acabas desapareciendo.

Toda revolución conlleva bajas, ¿quiénes serían los cadáveres de la actual: los taxistas, los periodistas…?

No, el periodista, en general, se adapta y entiende que la esencia de su trabajo no está vinculada al medio que usa. No nos caracterizamos por la herramienta que utilizamos, sino por lo que hacemos. En cuanto al taxista, conducir posiblemente va a dejar de ser una actividad humana.

¿En cuántos años?

(…)

Te invitamos a seguir leyendo la entrevista completo en el siguiente enlace: https://www.elmundo.es/papel/lideres/2018/11/12/5b9e1788ca47411a698b457c.html