Félix Tena

Innovador empresario y fundador de IMAGINARIUM

Félix Tena
Español

Félix Tena es el fundador de la conocida marca “Imaginarium”, una empresa dedicada a la distribución de juguetes por todo el mundo. Pero lo hace con una filosofía muy singular: Imaginarium no cuenta con una cadena de tiendas, sino de “teatros”, donde sus clientes no son tales, sino “invitados”.

El objetivo de Imaginarium es que la visita a cualquiera de sus tiendas sea toda una experiencia para quien la realiza. La premisa básica es llegar a emocionar a sus “invitados”. Imaginarium está formada por 207 tiendas, en 15 países y cuatro continentes. Da marca al 95% de los productos que vende y se ha convertido en algo más que una tienda de juguetes; actualmente cuenta también con líneas de cosmética, ropa y una editorial. Fabrica en 30 países, emite 8 millones de tickets al año y 500.000 familias son socios de su club. Viene registrando un ritmo de crecimiento anual del 40% desde la creación de la primera tienda piloto en 1992. Imaginarium es un ejemplo de cómo se puede innovar con una mirada al pasado.

Esta empresa dedicada a la distribución y venta de juguetes ha revolucionado su sector, volviendo a concebir al juguete como una herramienta lúdica y formativa al servicio del niño y no como un mero producto de marketing.

Félix Tena realizó estudios de Economía y Administración de Empresas en ESADE y en la Columbus University (Ohio-EEUU). A finales de los años 80 ya conocía bien el ámbito del juguete como creador y fabricante de diversos juegos de mesa de éxito. Con la ayuda de su mujer, de su cuñado y de sus amigos, Félix Tena expandió su idea inicial a otras ciudades, con el éxito suficiente para crear la que fue su primera compañía, una empresa de fabricación de juguetes educativos. Esta experiencia fue fundamental para poder observar el funcionamiento del negocio desde dentro y descubrir que las leyes del mercado estaban agriando la buena voluntad del sector.

Fruto de esta experiencia y de la venta de esta primera compañía a una empresa italiana del sector, Félix Tena comenzó a dar forma a un proyecto en el que el protagonista fuera el niño, no el producto. De este modo, fundó en 1992 su compañía Step Two S.A., con la que abrió en Zaragoza la primera tienda Imaginarium.