Ignacio Ramonet

Especialista en geopolítica y estrategia internacional

Español · Francés · Inglés

Ignacio Ramonet es doctor en Semiología e Historia de la cultura por la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS) (Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales, Paris) y catedrático de Teoría de la comunicación en la Universidad Denis-Diderot (Paris-VII), además de Doctor “honoris causa” por la Universidad de Santiago de Compostela, España.

Especialista en geopolítica y estrategia internacional y consultor de la ONU, actualmente imparte clases en la Sorbona de París. Desde 1999 dirige la publicación mensual Le Monde Diplomatique y la bimensual Manière de voir. Es cofundador de la Organización No Gubernamental Media Watch Global (Observatorio Internacional de los Medios de Comunicación) de la que es presidente.Un editorial escrito en Le Monde Diplomatique durante 1997 dio lugar a la creación de ATTAC, cuya labor se dedicó originalmente a la defensa de la tasa Tobin. En la actualidad se dedica a la defensa de una gran variedad de causas de la izquierda política y él es su presidente de honor. Fue también uno de los promotores del Foro Social Mundial de Porto Alegre.

Representante del pensamiento crítico acerca del actual escenario mundial de la Comunicación, Ignacio Ramonet analiza el papel de los medios como instrumentos de dominación y control social, limitados en su proyección pública y expresión plural por los intereses mercantiles dominantes. El desarrollo tecnológico y la impregnación de la sociedad por la “tiranía de los medios” desvirtúa el escenario de la cultura democrática, al tiempo que reduce, por una sobreabundancia de los flujos informativos dirigidos, la creatividad social y la respuesta política.

Los medios, las “golosinas mediáticas”, se convierten en un instrumento de la “nueva alienación”, cuya presión ideológica sobre el tiempo social reduce sensiblemente la capacidad crítica de los ciudadanos. Ignacio Ramonet denuncia el proyecto estratégico de la globalización y defiende la prevalecía de la sociedad civil en los procesos de construcción de un “mundo mejor es posible”.Su obra, provocadora y ácida, se aparta al tiempo de los discursos académicos y políticos tenidos por “correctos” -su significada posición frente al neoliberalismo- y suscita una fuerte controversia dialéctica.