Irene Villa

Saber que se puede

Psicóloga, periodista, humanista, conferenciante motivacional y escritora

Irene Villa Conferenciante Motivacional

Siempre busco nuevos retos, porque nunca he perdido la esperanza. Y eso es lo que me ha hecho llegar hasta donde me he propuesto

Español

Irene Villa, Embajadora Europea de la Ciudadanía, licenciada en Comunicación Audiovisual, psicología y humanidades,  es el mejor ejemplo de superación ante cualquier obstáculo físico, psicológico o profesional.

Su valentía y coraje ha sido reconocido internacionalmente: Premio “Niños de Europa” de manos de Lady Di, Micrófono de Plata por su obra “Saber que se puede” y Premio a la Ejemplaridad del Club Rotario Madrid. Ha sido candidata al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia y a los Premios de la Victoria en Washington.

En 1991, cuando viajaba con su madre camino del colegio y con tan sólo 12 años de edad, Irene Villa sufrió un grave atentado terrorista en el que perdió las dos piernas y los dedos de una mano. Esta experiencia no sólo cambió su vida, también  su código de valores, convirtiéndose en el mejor ejemplo de que siempre hay una segunda oportunidad ante cualquier adversidad.

En 2004 escribió, “Saber que se puede”, donde plasma su experiencia personal volcada en la superación de las dificultades. Su vida es todo  un ejemplo, a su amplia formación académica, hay que sumar su amor al deporte: es medallista en esquí alpino adaptado. En 2011 publicó la reedición de su primer libro.

En el 2013, publicó:  “Nunca es Demasiado Tarde Princesa” ;  y en septiembre del 2015:  “Como el Sol para las Flores”. Con ambas novelas recibimos una autentica inyección de realidad y optimismo, demostrándonos que nunca es tarde para dar la bienvenida a la vida.

Actualmente Irene Villa desarrolla su carrera profesional como periodista en diferentes medios de comunicación, es columnista de prensa y colabora en varias cadenas de radio. Como especialista en psicología positiva, durante los atentados del 11M en Madrid ofreció asistencia psicológica a las víctimas.

Dada su gran capacidad de comunicación, Irene Villa es solicitada como conferenciante  en múltiples foros y congresos a nivel nacional e internacional.  Su ejemplo e historia de superación ha transcendido internacionalmente, nadie mejor que ella para motivar y mostrar el camino ante cualquier reto individual o colectivo.

Saber que se puede

En su conferencia Irene plasma su experiencia personal volcada en la superación de las dificultades:

"Ante cualquier adversidad existen pensamientos y actitudes que nos ayudan a salir a flote. En nuestra mano está reponernos de cualquier revés que la vida nos depare.

Con voluntad, optimismo y esperanza, no hay nada que el ser humano se proponga y no consiga. Y no hay excusas para no sobreponerse. El más productivo es el camino de la felicidad y la lucha, no el de la competición y el miedo. El sentido del humor, la responsabilidad, la autoestima, el coraje, el respeto, la generosidad, la constancia… también ayudan a superar cualquier circunstancia.

Mi mayor deseo es que todos sepan que pueden transformar su vida, y con seguir una vida llena de alegría y de felicidad, que no existe la desgracia si lo sabes afrontar con ánimo, y que la solución no está en el exterior, sino dentro de cada uno de nosotros".

Saber que se puede: recuerdos y reflexiones de una vida de superación

Han pasado siete años de la primera publicación de Saber que se puede. Desde entonces, Irene Villa, aquella niña de cara angelical cuya imagen asaltó todas las pantallas de televisión aquel fatídico 17 de octubre de 1991 tras el atentado de la banda terrorista ETA, se ha convertido en una persona valiente que ha logrado cumplir todas sus metas.

La autora, a lo largo de las más de ochenta páginas de material inédito que contiene esta versión actualizada, reflexiona sobre sus nuevas vivencias: su carrera como periodista de investigación, la dura operación que cambió por completo su vida, y, sobre todo, su dedicación en cuerpo y alma al deporte a través de la Fundación También, con la que ha obtenido varias medallas a nivel mundial en esquí adaptado sin importar su discapacidad. Contiene, además, fotografías inéditas y a todo color del archivo personal de la autora.

Saber que se puede, veinte años después es un valeroso y esperanzador testimonio de alguien que pudo haberlo perdido todo. Un conmovedor ejemplo de cómo podemos superar todas las barreras, pues estas solo existen si las ves.

Saber que se puede: recuerdos y reflexiones de una vida de superación

Como el Sol para las flores

Una historia sobre los centros de acogida de menores

“Nunca es tarde para tener una infancia feliz” es una cita de Ben Furman, pero es también la frase que inspira la nueva novela de Irene Villa, que acaba de salir a la calle. Una historia que se adentra en el complicado mundo emocional de la adopción y la acogida de niños. A través de sus 300 páginas, Irene Villa nos conmueve al abrir la puerta de problemas como la devolución de niños adoptados, los abusos de menores o los niños de las pateras. El viaje a través de las emociones de sus personajes nos ayuda a compartir unas vidas en las que el amor es su única salvación. Si te toca de cerca el tema de la acogida, la adopción o la inmigración, no lo dudes: léetelo. Si necesitas fuerza inspiradora, también.

Como el Sol para las flores

Nunca es demasiado tarde, princesa

Vital, positiva, luchadora y optimista, Irene Villa es todo un ejemplo de superación y tenacidad: a lo largo de los años, su vida ha recomenzado unas cuantas veces y ha tenido que franquear barreras que parecían insalvables.

Tras contar su terrible experiencia en Saber que se puede Irene Villa se enfrenta a un nuevo reto: volver su mirada y pasar por el tamiz de su experiencia las vivencias entrelazadas de siete personas que nunca creyeron que su vida iba a sufrir un vuelco dramático. Y mucho menos pensaron que ese revés del destino sería la llave que les diera acceso a una vida mucho mejor que la que tenían antes, más plena c infinitamente más feliz a pesar de las limitaciones.

En este libro, Irene nos demuestra que nunca es demasiado tarde para dar la bienvenida a la vida: no lo fue para ella ni lo es para sus protagonistas, que fueron capaces no solo de empezar de nuevo, sino de renacer en toda la extensión de la palabra.

Con estas vidas de novela, recibiremos una autentica inyección de realidad y optimismo que nos ayudará a quejarnos menos, a disfrutar mas y a querernos mejor.

Nunca es demasiado tarde, princesa