Ignacio Dean

«La vuelta al mundo a pie y en solitario durante tres años»

Uno de los pocos aventureros del mundo en conseguirlo.

Nacho Dean. BCC Conferenciantes
Español

Ignacio Dean es reconocido uno de los grandes aventureros en la actualidad tras haber sido protagonista de un viaje sin precedentes de tres años de duración, 33.000 kilómetros a pie, cuatro continentes, 31 países, 12 pares de zapatillas y miles de aventuras. Ningún español había recorrido antes el planeta a pie, en solitario, sin asistencia e ininterrumpidamente. Pocos aventureros se han atrevido a lo largo de la historia y probablemente ninguno hizo un viaje como el suyo.

De este reto ha aprendido lecciones tanto sobre la conservación del planeta y la diversidad de sus habitantes y ecosistemas como sobre superación personal, resiliencia, capacidad de adaptación a entornos cambiantes, honestidad con uno mismo, automotivación, gestión de riesgos y cautela ante situaciones de peligro.

El éxito de Ignacio Dean fue fruto del equilibrio entre una larga planificación (más de nueve meses preparándolo) y la improvisación ante situaciones no planeadas. El 21 de marzo de 2013 echó a andar desde el Kilómetro Cero de Madrid, empujando un carrito con su equipaje que le acompañaría durante todo el trayecto, como su ordenador portátil y la tienda de campaña.

Entrar en Asia fue uno de los momentos clave: se adentraba en territorio desconocido. Tratando de seguir una ruta costera, por sus mejores condiciones climáticas y mayor cantidad de población, llegó a Indonesia, donde saltó en ferry de isla en isla hasta llegar a Australia. De ahí fue a Nueva Zelanda y después a Chile. Ha recorrido América de sur a norte, sorprendiéndose de la resistencia de su propio cuerpo ante todo tipo de condiciones climáticas. Solo enfermó una vez, de fiebre Chikungunya en Chiapas (México). Finalmente, llegó a los Estados Unidos y voló desde Nueva York a Portugal.

Aunque por el camino se encontró muchas personas que quisieron ayudarle, rechazó todas las ofertas de transporte. Era una cuestión de honestidad consigo mismo. Al final de su camino, después de recorrer los seiscientos treinta kilómetros que separan Lisboa de Madrid, llegó a pie al Kilómetro Cero del que había salido. Allí le esperaba una multitud de amigos, familia, admiradores y medios de comunicación, convertido en un fenónemo mediático y con ganas de compartir su historia.

En sus conferencias Ignacio Dean asegura, que el viaje le ha servido para constatar que “la mayoría de la humanidad es buena” a pesar de haber presenciado el lado violento del ser humano. En su camino, le tocó vivir de cerca un atentado en Daca (Bangladesh) y, además, fue asaltado en tres ocasiones. A su vez comparte un mensaje de optimismo y motiva a las audiencias a alcanzar sus metas y a superar los obstáculos que se nos puedan presentar.