Zapata Tenor

«CÓMO DAR EL DO DE PECHO»

DE TENOR, A DIRECTOR DE ORQUESTA Y MONOLOGUISTA.

Zapata Tenor conferencias, speaker, director de orquesta
Español

Para Zapata Tenor (Granada, 1974), el humor es su forma de expresarse, su “lengua materna”, y, por eso, puede pasar de cantante de ópera a director de orquesta en el Auditorio Nacional de Madrid o convertirse en una especie de “monologuista” que parodiará muchos clichés que acompañan a la música clásica.

 

Para Zapata Tenor, romper con las barreras o introducir la comicidad no implica restar credibilidad o importancia a las obras, porque el humor, en su opinión, es también algo “muy serio”.

 

Zapata Tenor lleva más de 20 de años subido encima de un escenario, y ha tenido el honor de cantar en teatros como el Metropolitan Opera House de Nueva York, el Teatro Real de Madrid y el Teatro Liceo de Barcelona, entre otros muchos. Ahora además de cantar ópera, crea espectáculos, colabora con Juan Ramón Lucas en la radio, con la revista «Muy Interesante» e imparte conferencias….

Zapata Tenor decidió torcer el camino por el que iba para ensancharlo y, en un mundo tan selecto como el de la música clásica, optó por una fórmula irreverente y creó un espectáculo impactante de música, buena música, y humor, un humor desternillante.

 

¿Qué ocurre cuando se mezcla la solemnidad y el humor? El primer prejuicio que debemos quitarnos de la cabeza es el que, inconscientemente,

nos hace asociar la solemnidad con la seriedad y el rigor.

 

La idea aquella de un espectáculo musical y humorístico que le había marcado en Nueva York la retuvo en la cabeza José Manuel Zapata durante años y años, mientras escalaba peldaños en el exclusivo universo de la ópera, hasta que un día se decidió y se reunió con las dos personas que le podían ayudar a darle forma a aquella obsesión: Paco Mir, uno de los componente de Tricicle, y Juan Francisco Padilla, socio de Zapata, además de músico, como él, y antiguos amigos. Ahí es donde nace el ‘Concierto para Zapata y Orquesta’, que ya fue contratado por la Orquesta Nacional de España y que, ahora, con su llegada al Teatro Real obtiene “la legitimación artística” que estaban esperando.

Este inusual tenor se ha renovado como director de orquesta y monologuista en espectáculos sinfónicos irreverentes en los que une el humor, con la música clásica y contemporánea. Cree en lo que hace y llena auditorios en base a un concepto sencillo: “La buena música es atemporal y no responde a clichés o catalogaciones estilísticas, simplemente es buena música”. La primera meta de Zapata Tenor es que, dentro de su mundo, se entienda que el humor es una de las formas más eficaces para transmitir aquello que tanto aman, que tanto les apasiona.