Facundo Manes

El neurocientífico y neurólogo argentino Facundo Manes ha dedicado gran parte de su trayectoria profesional a descifrar los secretos del cerebro, actividad que sigue desarrollando como investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina.

Presidente electo de la International Frontotemporal Dementia Society y consultor del departamento Cognition and Brain Sciences Unit del Medical Research Council de la Universidad de Cambridge (Inglaterra).

A continuación compartimos un fragmento del artículo publicado en La Tercera en el que el speaker comparte su visión sobre cómo evolucionarán los modelos cognitivos que conocemos hasta la fecha y qué impacto tendrá la tecnología:

“Nuestro cerebro es producto de miles de años de evolución, donde hubo grandes saltos evolutivos, como convertirnos en seres bípedos, adquirir el lenguaje, la memoria, la capacidad de vivir en grupos complejos. ¿Por qué prevaleció el ser humano? Por la capacidad de vivir en grupos complejos. La evolución ahora puede ser algo híbrido entre tecnología y cerebro; el cerebro no va a cambiar en anatomía, lo que sí puede cambiar es la interacción con la tecnología. Hoy puedo pensar algo, mover un brazo por ejemplo, y ese pensamiento se puede registrar con electrodos, decodificar y estimular un brazo robótico que mueve un brazo. La evolución será hacia algo híbrido, y por otra parte, creemos que vamos a volver a ser humanos. En unos años lo más sofisticado va a ser el contacto humano, alguien que esté todo el día con el WhatsApp nos va a parecer como cuando alguien fumaba en el avión. La multitarea nos agota, nos mata, estar pendientes del WhatsApp nos da la ilusión de ser más productivos, pero nos produce ansiedad, nos agotamos. Si me preguntan ¿cómo definirías al órgano más complejo del universo? Es un órgano social. Así como el hambre es una alarma biológica, la sed es una alarma fisiológica, el dolor es una alarma biológica, la soledad es una alarma biológica que nos recuerda que somos seres sociales. Sabemos que la soledad crónica nos mata. La soledad crónica es un problema de salud tan importante como la obesidad y el alcoholismo. Lo que vemos es que vamos a valorar mucho más el contacto humano. (…)”

Puedes leer el artículo completo en este enlace: https://www.latercera.com/la-tercera-domingo/noticia/facundo-manes-neurocientifico-vivimos-una-crisis-de-empatia-en-una-escala-sin-precedentes/AQPECZHYLZHL7BYDCLUNVKX57I/