Juan Luís Cebrián conferencias, speaker, política, elpaís

Compartimos un nuevo artículo de Juan Luis Cebrían publicado esta semana en el diario El País:

 

“Muchos son los daños colaterales de la covid-19, entre los que destacan la depresión y el miedo de la sociedad, incitados a mansalva por televisiones públicas y privadas; amenazas de la autoridad; decisiones de dudoso fundamento jurídico que limitan y retuercen los derechos de las personas, y contradicciones constantes entre los responsables políticos. La paralización de la Administración durante meses sigue pasando factura a los más débiles, que encuentran ventanillas cerradas, funcionarios desbordados, promesas incumplidas, teléfonos sin respuesta y oscuridad ante su futuro. Esta semana comienza una verdadera prueba de fuego con la vuelta a la escuela y el comienzo de curso, abandonadas como han sido las comunidades autónomas a su suerte por el Gobierno central, y cuando frente a la escasez de medios se hace público casi un ultimátum de la Fiscalía a los padres que fomenten el absentismo, temerosos de que sus hijos se contagien. No todo se ha hecho bien, desde luego.

No salimos más fuertes como siguen proclamando los carteles oficiales. No existe hoja alguna de ruta que infunda confianza, y es irritante la incapacidad de los representantes políticos para ponerse a trabajar en las cuestiones que interesan a la población, abandonando reyertas de poder, fanfarronadas y escenificaciones de su ego.

 

Pero no todo se ha hecho mal tampoco, ni todos son tontos, aunque entre ellos haya muchos, ni malvados, ni mediocres. Ahí está por ejemplo la eficacia del diálogo social que empresarios y sindicatos junto con la ministra de Trabajo vienen manteniendo, su capacidad de llegar a acuerdos, su transparencia en la negociación y su atención a los problemas reales de la economía. O los esfuerzos, tardíos, débiles e insuficientes, pero encomiables del jefe de Gobierno y el de la oposición por rectificar la polarización política que amenaza con destruir la convivencia.

 

En este terreno, al margen, la permanente alarma sanitaria, que durará todavía varios años, hay dos cuestiones inmediatas que merecen el mayor de los empeños: la recuperación económica y el fortalecimiento institucional que permita poner en marcha un proyecto de país para España. Ninguna de las dos se puede llevar a cabo unilateralmente. Es necesario el consenso y, al igual que en el caso de la pandemia, tanto el Gobierno como la oposición harían bien en abandonar vetos ideológicos que nada tienen que ver con la realidad imperante y ponen en peligro seriamente el bienestar y la convivencia de los españoles.

(…)”

Puedes leer el artículo completo en el siguiente enlace: https://elpais.com/opinion/2020-09-06/espanoles-a-las-cosas.html?event_log=oklogin&o=cerrado&prod=REGCRART