Rosario Marín es sin duda una mujer triunfadora, nacida en México, llegó a la ciudad de Huntington Park, California cuando tenía 14 años de edad y logró no sólo adaptarse a la vida en Estados Unidos, sino destacar en la vida política de esta nación al ser nombrada Tesorera de los Estados Unidos por el Presidente George Bush en 2001, la primera mujer nacida en México en ocupar el cargo.

Compartimos un fragmento de un nuevo artículo publicado en el portal de la Univerdad Panamericana en el que podemos conocer con más detalle los hitos que han marcado la trayectoria de la speaker:

 

“Como adolescente a punto de cumplir 15 años en un país donde difícilmente podía comunicarse y con una familia de recursos limitados, Rosario sabía que para llegar lejos debería esforzarse el doble. “(…) nunca he sido ni la más inteligente, ni la más bonita de los lugares en donde he estado. Pero siempre he sido la que ha trabajado más que nadie, la que no se rinde, la que lucha incansablemente, cuando me he caído, me he levantado”.

Esto quedó por sentado cuando para entrar a high school, tomó una prueba de coeficiente intelectual y obtuvo la peor calificación posible: “El promedio del coeficiente de inteligencia 100 puntos. El mío regresó con 27 puntos”. Pese a que el resultado fue motivo de burlas, ella sabía que tal examen solo demostraba que no sabía inglés y lejos de desanimarse se vio impulsada a aprender el idioma: “No iba a permitir que eso me definiera”, recuerda.

Su empeño rindió frutos: “A los tres años, me gradué entre las 20 estudiantes más sobresalientes por calificación”.

Sus excelentes calificaciones pudieron haberle dado un lugar en alguna universidad, pero el poco dinero de la familia y la mentalidad de otra época se interpusieron: sus padres opinaban que como mujer algún día la habría de mantener un esposo, así que era su hermano el que debía estudiar y trabajar medio tiempo, en adelante ella solo trabajaría para apoyar con los gastos de la casa mientras se casaba.

No obstante, Rosario se decidió invertir en su educación: “No me dieron becas, no me dio el gobierno dinero, el banco no me hizo un préstamo. Obviamente mis padres no podían pagar nada, yo me lo pagaba, era muy barato, pero salía de mi bolsillo”. (…)”

Puedes leer el artículo completo en este enlace: https://www.up.edu.mx/es/noticias/38701/seis-consejos-de-rosario-marin-una-lider-entre-dos-mundos