Silvia Leal, directora de la Academia de Programas de Innovación y Tecnología del Instituto de Empresa ha participado en el Foro Pyme Valencia, organizado por Banco Popular esta semana.

 

 

silvia-leal noticia. BCC

Silvia Leal, consultora y directora de la Academia de Programas de Innovación y Tecnología del Instituto de Empresa, advirtió de la importancia de la innovación para no perder el paso del progreso tecnológico. En la Unión Europea se estima que cuatro de cada diez empresas salen del mercado cada cinco años, fruto de su incapacidad para adaptarse a los cambios y avances.

«Las empresas que sobreviven y crecen son las que tienen líderes que entienden la importancia de las nuevas tecnologías, que entienden que la transformación digital pasa por cada miembro de la empresa y predican con el ejemplo en sus organizaciones», sostiene Leal. Según las estimaciones que ha ofrecido, por cada punto que se avance en innovación en una empresa, se crece un 3,7% en ventas.

Sin embargo, la experta ha destacado cómo «la innovación no viene de la inversión, sino de la energía creadora de las personas, su talento». Así, es la pasión lo que explica el 35% de las cosas que se hacen cada día, pero sólo un 15% de las personas se levantan cada mañana con la pasión de sacar adelante lo que se proponen. «Aunque nada es peor que un tonto apasionado», advierte también Leal.

Silvia Leal conferenciante, conferencias

Bajando a lo concreto, la consultora destacó cómo la innovación no sabe de sexos, aunque estos influyen en el perfil de las personas innovadoras. «Los mejores son los hombres que saben explotar su lado femenino y las mujeres que sacan partido de su parte masculina. Hay que descubrir qué tiene el sexo contrario que te hace sentir bien», ha asegurado.

Además, advirtió de los nichos de negocio que actualmente ha abierto el avance tecnológico. De este modo, apuntó en su intervención las posibilidades que ofrece la realidad aumentada, que hoy mueve 5.000 millones de dólares en el mundo y que en un periodo de cuatro años se espera que multiplique por 30 su volumen de negocio.

También la gamificación, o conversión en juego de distintas actividades productivas, un negocio que se prevé ver multiplicado por tres. Igualmente positivas son las expectativas que se tienen con el internet de las cosas, que factura ya seis veces lo que la industria farmacéutica. «Hay que hacerlo muy mal para no tener éxito», asegura Leal.